Qué es la demencia

alzheimer-demencia

Según la organización Mundial de la Salud (OMS), la demencia es un síndrome –generalmente de naturaleza crónica o progresiva– caracterizado por el deterioro de la función cognitiva (es decir, la capacidad para procesar el pensamiento) más allá de lo que podría considerarse una consecuencia del envejecimiento normal.

La demencia afecta a la memoria, el pensamiento, la orientación, la comprensión, el cálculo, la capacidad de aprendizaje, el lenguaje y el juicio. El deterioro de la función cognitiva suele ir acompañado, y en ocasiones es precedido, por el deterioro del control emocional, el comportamiento social o la motivación.

La demencia es causada por diversas enfermedades y lesiones que afectan al cerebro de forma primaria o secundaria:

  • Enfermedades neurodegenerativas primarias:  son la causa más habitual, sobre todo en los anciano. La más frecuente es la Enfermedad de Alzheimer, pero no  la única, también existen:

> Demencia por Cuerpos de Lewy difusos.

> La variante conductual de la Demencia  fronto-temporal.

Todas las enfermedades neurodegenerativas se caracteriza por el acúmulo de una “basura” de origen proteico que no se puede eliminar del cerebro, provocando el daño de las neuronas y por tanto los síntomas que manifiesta la persona afectada. El acúmulo de estas sustancias es progresivo, lo que provoca el empeoramiento gradual del enfermo.

Cada enfermedad neurodegenerativa se caracteriza por el depósito de una sustancia concreta. Esta sustancia por el momento sólo se puede detectar extrayendo una muestra del cerebro del enfermo. Por tanto, el diagnóstico exacto de la enfermedad a día de hoy sólo se puede hacer a través de una autopsia. De ahí la importancia de la donación del cerebro de estos pacientes.

  • Demencias secundarias: las más importantes son:

> Infartos o hemorragias cerebrales, es la más frecuente de las secundarias.

> Infecciones del cerebro, como el SIDA o la sífilis.

> Tumores cerebrales.

> Traumatismos o accidentes graves que dañen al cerebro.

En general, los síntomas específicos que experimenta una persona con demencia dependerán de las partes del cerebro que están dañadas y la enfermedad que está causando la demencia.