Voluntariado

¡HAZTE VOLUNTARIO DE AFAN!

¿PARA QUÉ SIRVE TU APOYO?

En la mayoría de las ocasiones, para que les escuches: hablando del enfermo, de fútbol o de las rebajas. A veces para quedarse con el enfermo y que el familiar pueda  “respirar” un poco. Otras veces para que el familiar pueda realizar lo que le resulta difícil o imposible si tiene que atender al enfermo (gestiones de banco, ir al médico…).

RAZONES POR LAS QUE MERECE LA PENA HACERSE VOLUNTARIO:

  • No importa cuánto tiempo ejerzas tu actividad de voluntariado, valdrá la pena. El tiempo que dediques como voluntario/a será un gran regalo para las personas afectadas por la demencia y sus familiares.
  • Conocerás a personas semejantes, con inquietudes altruistas que también quieren aportar su granito de arena ante la terrible realidad de las demencias.
  • Tendrás la oportunidad de utilizar tus habilidades existentes y aprender a desarrollar otras nuevas, además de comprender mejor la realidad de quienes viven este tipo de enfermedades al mismo tiempo que comprender la propia enfermedad.
  • Da una gran satisfacción transmitir lo que se sabe o utilizarlo para mejorar la vida de las personas.