AFAN

Magaly Marrodán durante la sesión online hablando a la cámara con el ordenador a su izquierda y el micrófono a su derecha

Magaly Marrodán: “La empatía es el centro en la resolución de conflictos”

Esta semana ha tenido lugar la segunda sesión de Magaly Marrodán, especialista en mediación, en la que se ha centrado en las herramientas para la gestión de conflictos en familias de personas con demencia. Durante la primera sesión (accesible aquí) se centró en qué es el conflicto y cómo nos enfrentamos ante él y, desde AFAN, agradecemos enormemente su generosidad y apoyo para la organización de estas dos conferencias online.

Magaly ha explicado que “nos enfrentamos a los conflictos en la familia del mismo modo en que nos enfrentábamos antes de que llegara la enfermedad”. Además, ha hecho hincapié en que dentro de las relaciones se debe tener en cuenta que en los procesos comunicativos se pueden producir distorsiones, por lo que es necesario afrontarlos con herramientas que permitan superar los conflictos.

La escucha atenta, la escucha activa y la expresión asertiva son herramientas útiles para la gestión de conflictos.

Magaly Marrodán

Además de prestar atención a lo que se dice y cómo se dice, Marrodán ha señalado la importancia de la comunicación no verbal en el proceso, nos ha regalado algunas herramientas claves que parten desde la empatía como centro de toda la relación.

¿Qué hacer entonces?

  • Escucha atenta: escucha abierta en la que escucha a la otra persona sin contestar, sin valorar, sin juzgar, solo atendiendo a lo que dice.
  • Escucha activa: donde se interviene con las siguientes herramientas que permiten acercarse a la persona interlocutora:
    • Mostrar interés
    • Clarificar
    • Parafrasear
    • Reflejar
    • Resumir
  • Expresión asertiva: sin juicio y a través de la comunicación no violenta, desde nuestra emoción y no desde lo que la otra persona hace o no:
    • Hechos: expresión de lo que sucede de forma objetiva
    • Sentimientos: dar a conocer cómo nos hace sentir esos hechos
    • Necesidades no cubiertas: contar qué necesitamos para no sentirnos así
    • Petición asertiva: solicitar a la otra persona lo que se necesita y está en su mano

Además, Magaly nos ha explicado algunos elementos a evitar en estos procesos de comunicación y de gestión de conflictos:

  • Juzgar
  • Interrumpir
  • Ofrecer ayuda o soluciones prematuras
  • Hablar de uno mismo: si nos dicen “Me siento mal”, no responder contando nuestra historia “pues a mi me pasó…”
  • Rechazar lo que siente el otro con expresiones del tipo “No te preocupes, eso no es nada”
  • Contrargumentar o el “yo también”
  • El síndrome del experto: evitar tener respuestas para todo

A continuación, nos ha propuesto varios ejercicios para practicar estas herramientas que podéis hacer junto a ella viendo el vídeo de la sesión. ¡Ah! Y nos ha recordado que no olvidemos el sentido del humor, una herramienta útil para comunicarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *